Publicidad

Alitas y Cerveza

Leonardo Pandolfo, fiel seguidor del tenis, el béisbol y sobre todo del baloncesto y el fútbol americano.

ir a la lista de Blogs

NBA

Welcome to the Wild West

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: AFP

El Heat de Miami llegará con vida a San Antonio, luego de conseguir una importante y aplastante victoria sobre los Spurs.

El equipo de Texas había ganado el primer partido de la serie por dos posesiones, lo que obligaba a Miami a vencer en el segundo juego para evitar llegar contra las cuerdas a San Antonio con una desventaja de 0-2.

Pero el Heat niveló la final antes de que la serie se traslade a San Antonio y si saca al menos una victoria como visitante, hará que la final regrese a Miami y recuperará la ventaja de la localía.

Lebron y compañía cumplieron con su obligación de ganar en el segundo partido, pero lo más importante fue como lo hicieron, con un marcador abultado (103-84) y con un control absoluto de las acciones, sobre todo en el tercer y último cuarto.

La actuación de los Spurs el domingo anterior en el juego dos fue atípica. Vimos a un equipo desesperado en el cuarto período, que tomó muy malas decisiones en ofensiva, gracias a la ansiedad y precipitación que mostraron.

Estas no son características propias del estilo de juego que ha impuesto un técnico de alto nivel como Gregg Popovich en sus 17 años de estar con este equipo.

Los Spurs nos tienen acostumbrados a ser un equipo frío, que no suele perder la tranquilidad a la hora de definir el juego, pero el domingo, al verse ante un Heat crecido y que ejecutó a la perfección en los momentos claves, los dirigidos por Popovich se vinieron abajo y el técnico en una clara muestra de humildad e inteligencia, sacó a los titulares a falta de cinco minutos por jugar, pues ya no había nada que hacer.

El hecho de haber ganado un partido como local hace del Heat el equipo obligado cuando la serie se traslade a San Antonio, pues los Spurs, como lo dijo Manu Ginobili, cumplieron con robarse un partido en la Florida, que de paso significó la primera victoria ante los campeones defensores en la campaña, pues en temporada regular Miami se dejó los dos triunfos.

La clave para San Antonio, ahora que jueguen tres partidos en casa, es mantenerse en el juego hasta el cierre, no importa que no tengan la ventaja, pues si llegan a los momentos de definición con una desventaja manejable, su personalidad y juego inteligente los puede ayudar a darle la vuelta al marcador cuando más duele.

Miami debe lograr imponer su estilo de juego y si llegan finos sus tripleros (Mike Miller, Cris Bosh, Norris Cole y Ray Allen) podrán sacar al menos una victoria del estado de la estrella solitaria.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One: