Publicidad

Alitas y Cerveza

Leonardo Pandolfo, fiel seguidor del tenis, el béisbol y sobre todo del baloncesto y el fútbol americano.

ir a la lista de Blogs

NBA

Andrew Bynum: el jugador que no juega

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: AP

Jugar. Esa es la motivación de todo deportista profesional; luego viene el interés por alcanzar los objetivos individuales y grupales pero antes, todo atleta se alimenta de la adrenalina de ponerse los cortos y entrar en acción.

Cuando se firma un contrato con un equipo, la ilusión máxima de ese jugador es estrenar la camisa de su nuevo club y defender esos colores. Si no siente mucha pasión por la institución, pues al menos querrá salir y demostrar su valor como deportista y esperar que venga un contrato mejor.

Esto parece ser la norma, pero siempre hay salvedades y Andrew Bynum es la gran excepción ­que no es lo mismo que decepción­ en la NBA.

Bynum es un centro o pivote que fue seleccionado por los Lakers en el draft o sorteo universitario del 2005, como la décima selección de la primera ronda. Es decir, el muchacho era un top 10 en los prospectos que llegaban en ese momento al máximo escenario del baloncesto. Pintaba bien.

Cuando llegó a los Lakers, Bynum era el sustituto natural para llenar el vacío que dejaba la salida de Shaquille O´Neal, menuda labor.

Poco a poco se hizo un espacio, a pesar de sufrir varias lesiones y algunas sanciones importantes por conducta antideportiva. Ya empezábamos a ver su lado oscuro.

Con los Lakers Bynum ganó dos títulos, en 2009 y 2010, y en 2012 ­su último año en los Lakers­ fue elegido al equipo de las estrellas de la Conferencia del Oeste.

Pese a que las lesiones oscurecían su futuro, los Lakers le renovaron por un año su contrato, perolo traspasaron a los 76ers, en donde comenzó su peor calvario y adonde eventualmente nunca llegó a debutar con el equipo de Philadelphia.

Antes de la temporada 2012­2013, y ya formando parte del equipo de los Sixers, Bynum se sometió a un tratamiento en sus rodillas, pues presentaba principios de artritis. Luego de ese procedimiento, se le diagnosticó un problema óseo en su rodilla derecha. Con este escenario, su nuevo equipo no le permitió realizar el campamento de pretemporada y lo colocó en la lista de lesionados para el inicio de la campaña.

Pero las plagas no habían abandonado al poderoso jugador y en el mes de noviembre, cuando ya la temporada había iniciado y él estaba "cuidándose", sufrió una lesión en su rodilla izquierda practicando boliche.

El 19 de marzo el jugador se sometió a una artroscopia en ambas rodillas y oficialmente su temporada terminó. Terminó sin haber iniciado. Con los Sixers, Bynum ni siquiera llegó a estar convocado a un juego. Philadelphia aprendió la lección, no le renovó el contrato al jugador y él quedó en libertad.

Los Cavaliers de Clevaland fueron los valientes que contrataron a un basquetbolista sin tener certeza de si realmente iba a poder volver a jugar a un nivel como el que mostró en sus inicios.

Con los Cavs, Bynum volvió a las canchas. Después de un año entero sin jugar debutó el 30 de octubre y un mes después anotó 20 puntos y consiguió 10 rebotes en una victoria ante los Bulls.

Parecía que el sol brillaba nuevamente en su carrera, pero tanto tiempo fuera de las canchas le pasaron la factura, sobre todo en el aspecto mental. Bynum ahora presentaba problemas emocionales y psicológicos. A finales del diciembre, los Cavs suspendieron indefinidamente al jugador por conductas inapropiadas y que iban en contra de los intereses del equipo.

A partir de ahí su tercer equipo lo único que quería era deshacerse de un deportista que nunca llenó las expectativas.

A pesar de ello, aunque ustedes no lo crean, varios equipos lo querían. Equipos competitivos e históricos como los Lakers y los Bulls, pero no crean que era para reforzar su equipo, no. Lo querían para echarlo. Así es, querían cambiar a un buen jugador ­como Pau Gasol en los Lakers­ y así dejar de pagar ese contrato elevado y echar a Bynum cuando llegara.

Esta movida financiera le permite a estos equipos bajar el costo total de su planilla y así pagar menos impuestos o tener espacio ¿Espacio o recursos económicos? para firmar a un buen agente libre para el próximo año.

Así fue como los Bulls decidieron sacrificar a su alero Luol Deng enviándolo a Cleveland a cambio del escudo fiscal de apellido Bynum. Chicago deja claro que este año no aspira a nada en lo deportivo y por eso se deshace de un jugador titular y de buen nivel como Deng.

Como era de esperar, horas después de obtener a Bynum, lo despidieron. Así, los Bulls se convirtieron en el segundo equipo en dos años, en el que Andrew Bynum llegó a formar parte pero nunca debutó.

Bynum ahora es agente libre. ¿Quién lo quiere?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One: