Publicidad

El técnico Joachim Löw y el jugador Mario Götze se fundieron en un abrazo, antes de que el volante ingresara al campo.

Publicidad