Publicidad

 Ruiz (izq.)  acaba de errar el penal. Sus compañeros se alistan para alentarlo y aplaudirlo. La unión de grupo fue una fortaleza para Costa Rica.

Publicidad