Publicidad

Un oficial resguarda el acceso a las calles Boylston y Arlington en Boston, a pocos metros de donde ocurrió el atentado en la maratón el lunes 15 de abril.

Publicidad