Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Eliminatorias

El Aztecazo 2

FOTO: Carlos Borbón

¿Es posible vencer al México 2013 en el Estadio Azteca? Sí, pero lo más factible es empatarle, que no es poca cosa.

México tiene zonas blandas. No tan graníticos como otrora. Ni Jamaica ni Panamá se atrevieron, la semana pasada, a pisar el acelerador sobre los costados, aún contando con gente veloz para hacerlo.

Temieron en demasía los contragolpes bien estructurados de los aztecas y apostaron ambos al 0-0, lográndolo los canaleros, no así los caribeños.

Empero, insistimos, México tiene vulnerabilidades.

Dejan espacios

Los laterales, Salcido y Meza, son seguros en la marca, potentes y técnicos para salir jugando, pero no retornan tan rápido como se van, así que suelen obligar a recorrer largas distancias a Zavala y Moreno por izquierda, Rodríguez y Torrado por derecha, a fin de cubrirles las espaldas.

Claro, la póliza de seguro de los aztecas es su posesión de bola. Ellos prefieren terminar las jugadas, con un tiro desviado o patadón a la tribuna, antes que cederla y quedar expuestos.

Es entonces que se comienza a ver la luz al final del túnel. Costa Rica tiene mejor tenencia de pelota que Jamaica y Panamá, lo que puede darle mayor lapsos de respiro al sistema defensivo, minimizando la posibilidad de error y gol, como le pasó a Jamaica.

Fundamental será presionar en marca, para que, una vez recuperado el esférico, se pueda contraatacar por los costados, y así aprovechar los espacios antes expuestos.

Gamboa puede superar en velocidad a Salcido, con la ayuda de Bolaños, mientras que Díaz se daría de poder a poder con Meza, haciéndose necesario un ascenso más escalonado con Ruiz y Campbell.

Ojo, mucho ojo. También es clave finalizar las jugadas, no dejarse despojar, porque si algo tienen ellos es contragolpe. Los dos contenciones deben estar atentos a la cerradura de espacios, porque uno de los dos laterales saldría y dejaría atrás al otro carrilero y al trío central... Que puede ser insuficiente si ellos embisten con un lateral, un contención, Guardado, Aquino, Hernández y De Nigris. ¡Seis contra cuatro!

Bola muerta

Otro punto donde los mexicanos dejaron dudas la semana anterior fue en el balón parado. Jamaica tuvo dos remates a quemarropa, producto de centros a los vértices del área chica, uno al primer poste y otro al segundo, ambos desviados milagrosamente por el portero Corona.

Por su parte, Panamá elaboró un centro desde la izquierda por bajo, al punto penal, donde Blas Pérez remató a placer gracias a una barrera humana que le pusieron en 5.50 a los zagueros mexicanos... De nuevo, Corona dijo que no.

En otras palabras, las pantallas puestas por hombres con mayor corpulencia, como jamaiquinos y canaleros, les hacen daño a los verdes, y Costa Rica cuenta con gente grande.

Eso, en ofensiva. En defensa no hay mucho qué decir. Jamaica tuvo solo un descuido y lo pagó con la derrota. Panamá fue casi perfecto, como lo debe ser Costa Rica: concentrado, potente, veloz en la cobertura, pero, ojalá, con mayor tenencia.

Particulamente, un 0-0, "a lo Pinto", me sabría bien... Pero el Aztecazo 2 sería la gloria.

Archivo