Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Futbol nacional

Cartago, el súper líder que se derrumbó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Cartaginés había doblegado al Herediano, 3 a 1, en el partido de ida de la final del Verano 2013.

Aquella tarde de erupción azul, bien pudo ganar por tres o cuatro goles de diferencia. Quizás por más.

Los brumosos arrasaron con los florenses y lo tenían todo para celebrar su cuarto título, después de 72 años, en el Eladio Rosabal, donde ya habían ganado durante la temporada regular, 0-2, convincentemente.

De hecho, los segundos 45 minutos de aquel encuentro fueron los mejores de todo el semestre para las huestes de Javier Delgado. Herméticos en zaga. Agresivos en recuperación.

Vertiginosos en salida. Potentes, ofensivos, verticales, ambiciosos, creativos y demoledores. Empujados por su afición, parecían ríos de lava azul.

El comienzo del fin

Entonces, de repente, todo cambió. En los altoparlantes del fortín rojiamarillo se anunció la alineación del visitante: "Danny Fonseca, Félix Montoya, Randall Alvarado...".

¡Tres volantes de contención! Lezcano, el sacrificado.

Sinónimo de miedo. Pánico. Terror. Falta de confianza.

Se dice que equipo que gana, repite. Pero no. Acá, se cambió el mejor sistema de todo el campeonato por otro que ya se sabe qué resultado dio. El inverso. Otro 3 – 1, pero a favor del Herediano, que bien pudo ser de tres, cuatro o cinco goles más, de no mediar los guantes mágicos de Torres.

Y en los penales ganó el 'Team', el equipo que había aprovechado la vuelta psicológica de la tortilla, "gentileza" del técnico rival.

¿Errores arbitrales? Sí. En los dos estadios y a favor de los locales. Pero lo que más incidió fue lo estratégico, por las fibras nerviosas que tocó.

En togobán

Desde entonces, Cartaginés nunca recuperó la confianza, y es por eso que hoy está a 15 puntos de Herediano, que sí ha demostrado ser un equipo poderoso y consistente, no un "iluminado" durante seis meses.

Los desatinos brumosos siguieron con efecto dominó:

- Se le permitió al técnico irse durante la pretemporada a la Copa Oro, para así "robustecerse" profesionalmente con el análisis de "potencias" mundiales como Belice, Martinica y Haití.

- Contrató dos "refuerzos" brasileños, que más bien debilitaron al equipo. No solo por su bajo nivel, sino por el sentimiento que puede generar en camerino la titularidad de elementos con tal falta de calidad.

- Se intentó reemplazar a Mauricio Castillo, cerebro del mediocampo, con un jugador uruguayo que no reúne las mismas características.

- Sin Delgado al frente, realizó un partido de fogueo contra el Fulham de Inglaterra, que derivó en fracasos económico y deportivo... Cada uno de los goles británicos fue una piedra más al saco de la desconfianza.

- Se le dio la titularidad a Wardy Alfaro, pese a ser Luis Torres el mejor portero del Verano y seleccionado nacional. Comenzaron a llegar los empates con sabor a derrota, la goleada 4-0 en Alajuela y el costal se hizo más pesado. Cuando volvió Torres, ya el equipo era otro. Timorato. Endeble. Con poca fuerza emocional. Ya no "se la creé".

Débil en casa

Esto se refleja en la escasa capacidad del equipo para sostener marcadores. Contra equipos modestos, como Santos y Uruguay, iba ganando 2-0 y se dejó empatar a dos. En el "Fello" Meza, donde, ahora, todo mundo llega a puntuar.

Cartaginés ha cedido siete empates como local y tan solo tiene dos victorias, casi obligatorias, sobre Limón y Belén, los candidatos al descenso.

Todo esto se unió con una "epidemia" de lesiones y el resultado está allí, a la vista. De aquel súper líder del Verano, no queda sino un árbol grisáceo, tembeleque, sin hojas, que se debate con la UCR, Pérez, Puntarenas y Carmelita por la supervivencia, el cuarto boleto.

Si Cartaginés se mete en semifinales, será una mezcla de incapacidad de los rivales y méritos propios. Pero, si se mete, ¿será Delgado capaz de revertir el pésimo momento emocional del equipo? Como fiel seguidor blanquiazul, espero que sí. Y, si lo consigue, se reivindicará con creces.

¿Será que esta noche comienza un repunte milagroso?

Y pensar que todo se derrumbó a partir de aquel planteamiento ultra defensivo en el partido de vuelta de la gran final, cuando lo tenía todo a favor.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo