Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Selección Nacional

Don Jorge Luis: Contéstele a José Ramón Fernández

FOTO: Meylin Aguilera

Hoy, durante el programa Futbol Picante de la cadena ESPN, esto fue lo que dijo el periodista mexicano José Ramón Fernández.

"Costa Rica antes va a jugar con Honduras. Quién no dice que Honduras y Costa Rica se pongan de acuerdo para dejar a México en el último o en el penúltimo lugar y dejarlo casi eliminado".

¿Qué quiso decir?

La sola insinuación de complot es grave, porque, necesariamente, implicaría que Costa Rica, al mando de Jorge Luis Pinto, se dejaría arrebatar dos puntos (en caso de empate), o de plano los tres en su visita a tierra catracha.

Eso sería corrupción.

Esa insinuación sí que merece la exigencia de aclaración.

Ahí sí que vale el derecho de respuesta, ¡a como dé lugar!, para poner todos los puntos sobre las íes y rechazar, contundentemente, cualquier contubernio con Honduras.

Valga comentarlo, a propósito de la desproporcionada reacción de don Jorge Luis ante el simple comentario del aficionado Oscar Araya, el pasado miércoles durante el programa Pasión Al Día, de ADN Radio.

En el segmento de línea abierta para los oyentes, y en un tono respetuoso, Araya reconoció que, como detractor de Pinto, había sido callado por el colombiano tras la clasificación de Costa Rica a falta de dos fechas para el final de la eliminatoria.

Sin embargo, su intervención derivó en la sorpresiva llamada de don Jorge Luis a la emisora.

En su réplica, cada vez más enojado, Pinto llamó ignorante, mediocre y malagradecido al oyente, y también regañó a los periodistas Eduardo Solano y José Pablo Alfaro por permitirle decir que Costa Rica es un equipo "inconsistente".

Ahora, tras el comentario de Fernández en ESPN, nos preguntamos si Pinto Afanador exigirá el derecho de respuesta al programa Fútbol Picante.

Porque la opinión de Araya es una cucharada de azúcar en comparación con las picantes insinuaciones de José Ramón Fernández.

Archivo