Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Selección Nacional

Jorge Luis Pinto maduró... ¿Y Esteban Alvarado?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: EFE

Patrick Pemberton es el mejor portero del Campeonato Nacional. El más regular. El más confiable.

Con sus grandes intervenciones, ha sido pilar de los últimos cuatro títulos de la Liga.

Su sola presencia da seguridad a defensores e intimida a los atacantes... En el torneo local.

Hay otros buenos, pero con rendimiento de sismógrafo, con altos y bajos pronunciados.

Donny recién parece consolidarse, tras alternar largos periodos de suplencia con Bolívar y luego con De Lemos.

Moreira y Cambronero son héroes un domingo y, al siguiente miércoles, villanos.

Torres venía muy bien, pero, inexplicablemente, lo sentaron después de atajarlo todo durante el Verano.

Bolívar anda en una montaña rusa perenne, con subidas sublimes y caídas abruptas.

El señor regularidad es Patrick Pemberton, justo ganador de un cupo a Brasil 2014... Como tercer portero.

¿Y el segundo?

El fogueo local seguramente no le sienta tan bien a Patrick, al punto que se ve diferente en lides internacionales. Ojo, no se ve mal, pero tampoco llena la vacante del titularísimo Keylor Navas. En dos platos: se nota mucha diferencia.

En la primera fecha de la hexagonal, si bien hizo un achique providencial en la segunda parte, en la inicial titubeó.

Si aquel saque de manos, aparentemente fácil que estrelló en la cabeza de Blas Pérez comenzando el partido, nos puso nerviosos a nosotros, ¡imagínese lo que podrían sentir los defensores! Se produjo un efecto dominó, llegaron los fallos y los goles, 2-0 en solo 27 minutos. Además, en el primer tanto, obra de Luis Henríquez, parece que podía hacer más.

Tuvo su segunda oportunidad en Kingston, ante la suspensión por amarillas de Keylor. Y falló. Ese gol al 92 fue error suyo. Primero, porque no salió a puñetear un pelotazo frontal de cerca de 40 metros, con todas las ventajas y que cayó al borde del área chica. Inclusive, el disparo daba para reaccionar con la pierna derecha, pero se quedó inmóvil. 1 a 1. Lástima, habría sido más "rico" clasificar ganando.

Se necesita excelencia

Patrick Pemberton es un portero bueno. Tiene que estar en Brasil.

Pero, no se puede negar, una selección como Costa Rica necesita algo más que un portero bueno. Para competir, necesita un guardameta excelente.

Con un equipo limitado, inexperto y ultradefensivo, tuvo en Italia 1990 a Luis Gabelo Conejo, quien tapó todo lo tapable. Y, así, se clasificó a octavos de final.

En cambio, en Corea – Japón 2002, con mucho mejor plantel y más experiencia internacional, tuvo a un portero bueno, pero no fue suficiente para clasificar a la segunda ronda. Nos quedamos fuera, al igual que en Alemania 2006, con otro guardameta bueno, en su momento el mejor del Campeonato Nacional. En el puesto de portería, a Costa Rica no le ha bastado con los porteros buenos. Necesita excelencia.

Esteban Alvarado

En una Copa del Mundo no se pueden dar ventajas. ¿Si se lesiona Navas? ¿Si lo suspenden? ¿Si tiene que atajar el segundo contra un grande, llámese Brasil, Argentina, España, Holanda o Italia?

¡En una Copa del Mundo no se pueden dar ventajas! Por eso, brinca ante los ojos la opción de Esteban Alvarado, el portero recontra titular del AZ Alkmaar de Holanda.

¡Ojo! Primero, Alvarado tendría que venir y pedirles perdón al seleccionador Jorge Luis Pinto, resto del cuerpo técnico, compañeros y afición, por el exabrupto que le costó su ausencia. Aquí, de cuerpo presente, ante cámaras y micrófonos. Luego, en privado, aceptar que va de segundo portero. ¡De segundo! El titular es Navas y nada de caritas.

Pinto ya maduró. No es aquel inflexible de años atrás, que más por su forma de ser que por su calidad profesional (que siempre la ha tenido), perdió su trabajo al frente de Costa Rica en 2005 y de Colombia en 2009. Hoy, sabe escuchar, se flexibilizó, acepta las disculpas, como lo hizo con Bolaños y Oviedo.

Pinto ya maduró... ¿Y Alvarado?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo