Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Selección Nacional

“Chiqui” no es una “basura”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Archivo

Las redes sociales, como todos los utensilios humanos, son de doble filo.

Como el cuchillo que se funde en las nobles labores culinarias, pero que puede trocar en arma mortal, las redes son, al mismo tiempo, fuente de hermandad, buen humor e información, pero, también, telaraña del odio.

Allí quedan atrapadas y registradas, revueltas con caritas de Hello Kitty, las más atroces groserías.

Contra todo y contra todos.

Allí están los "barras bravas" del Internet. Los lanzadores de bolsas de "miados" de la popular, ocultos en el ciberespacio. Agazapados y cobardes. Anónimos. Impunes.

A los adalides del pachuquismo ya no les basta aguardar al domingo para vomitar sus miserias desde las gradas, en forma de insultos contra árbitros, guardalíneas, vendedores de papas, plátanos, gaseosas, jugadores rivales y aficionados rivales, así como... ¡Jugadores propios y aficionados propios! (Recordemos al energúmeno que le pateó la cabeza a un seguidor de su mismo equipo).

Violencia en línea

Muchos de ellos, dependiendo del resultado del partido, terminan de escupir la bilis en sus casas, a veces a golpes, contra mujeres y niños, ancianos y bebés.

Y ya no se esperan al domingo... No. Ya no. Ahora tienen las redes, tan útiles para verter materia gris como vulgaridades.

Mientras trabajan (¿trabajan?), los rencorosos encuentran tiempo para disparar sus ofensas en Facebook. Y el futbol es un blanco perfecto.

Para no gastar mucha tinta en sandeces, reproducimos un comentario relativamente "suave" (así, entre comillas), al menos sin palabrotas, pero, de cualquier forma, punible: "Me revuelve el estómago ver a la basura del Chiqui en esa lista".

Sin argumentos. A puro hígado. Destilando odio. Desquitándose quién sabe de quién o de qué, el cibernauta se atreve a calificar a un jugador de fútbol como "basura", entiéndase, "Cosa repugnante o despreciable", según la quinta definición de la Real Academia de la Lengua Española.

Todos tenemos derecho a opinar sobre los convocados a la Selección Nacional, pero con respeto, sin ofender. ¿Qué le costaba opinar como en el siguiente ejemplo, también extraído del Facebook de Al Día?:

"¿Chiqui Brenes otra vez? ¿Para qué? Debe ser que el hombre lo considera muy táctico. Con todo respeto para este jugador, en lo futbolístico, dentro de la élite lo veo muy limitado".

Así se discrepa. Con argumentos, sin ofensas. Porque Saborío no es una "perra". Bryan Ruiz no es una "galleta de soda". "Chiqui" no es una "basura"... Basura es lo que escupen algunos al ciberespacio... Y solo se escupe lo que se lleva dentro.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo