Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Futbol Nacional

Que Santos no sea un nuevo Brujas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Diario Récord para Al Día

En 1963, el Club Sport Uruguay sorprendió al país, adjudicándose el título nacional.

Formó una planilla poderosa, repleta de Guillermos de enorme nivel: Elizondo, Valenciano, "Caballo" Otárola y el "Camarón" Padilla; así como Luis Chacón, Carlos Luis "Piche" García y Rodrigo "Riguín" Sandoval. Un equipazo.

Sin embargo, con la gloria, sobrevino la debacle. Como suele suceder, el equipo pequeño no pudo blindarse contra la codicia de los grandes. Rápidamente, el buque fue torpedeado por los demás y comenzó la fuga de talentos, hasta que descendió en 1967.

Los lecheros nunca volvieron a ser los mismos. Cual ascensor, suben y bajan, con estancias bastante largas en la segunda división. Dejaron de ser protagonistas.

Década de los 80

23 años después, fue el Municipal Puntarenas el que rompió la tradicional hegemonía de Saprissa, Alajuelense y Herediano, con aquella auténtica naranja mecánica al mando del histórico Marvin Rodríguez. Empero, en un proceso de desgrane quizás más lento, pero tan inexorable como el sufrido por Uruguay, fue perdiendo, una a una, a sus mejores figuras.

Jorge Arturo Hidalgo se fue para Herediano; Carlos Toppings, al Platense de Honduras; el Puerto seguía siendo un equipazo, pero seguirían las partidas de Luis Enrique Galagarza a San Carlos, Leonidas Flores al Saprissa, Gilberto Rodhen al Alajuelense, Klever Ponce al Cartaginés y así, torneo tras torneo, fue perdiendo fuelle, hasta descender en 2000, para nunca más volver.

De hecho, ya ni siquiera compite en la Liga de Ascenso, sino en Linafa, de donde es difícil volver.

Un "loco" 2009

¿Coincidencia? Pasarían otros 23 años (¡Sí, 23!), para que otro club rompiese el hechizo: Liberia Mía, en el Verano 2009.

El empresario Mario Sotela armó una constelación a punta de billete, dándole su primer y único gallardete a un equipo guanacasteco. Empero, cuando las vacas enflaquecieron, Sotela cantó "viajera" y con él figurones como Álvaro Mesén, Pablo Salazar, Michael Umaña, Leonardo González, Allen Guevara, Esteban Sirias, Minor Díaz y Víctor "El Mambo" Núñez, entre otros.

Hoy, Liberia juega en la segunda división.

El último caso, aquel mismo año, pero en el Invierno, fue el Brujas, del empresario Minor Vargas, hoy encarcelado en Estados Unidos. También fue un equipazo que cayó en desgracia económica. Hoy, ni siquiera existe. Desapareció. Se esfumó.

Santos de Guápiles

Hoy, otro equipo "chico" busca revelarse y se convierte en el mejor armado del torneo, el Santos de Guápiles, con el portero Adrián de Lemos, el marcador Carlos Hernández de Herediano, el delantero Josué Martínez y los mexicanos Antonio "Hulk" Salazar y Francisco "Kikín" Fonseca, de perfil ofensivo. Este último fue el "boom" del mercado, por sus credenciales de mundialista y ex jugador del Benfica de Portugal.

Este súbito reforzamiento obedece a la llegada administrativa de un grupo mexicano, bajo el liderazgo del empresario Mohammed Morales.

En Guápiles cruzan los dedos para que el destino del club sea no solo positivo, sino perdurable, y no "flor de un día", como les ocurrió al Uruguay de 1963, al Puntarenas de 1986, al Liberia y al Brujas de 2009.

Las secuelas de la desaparición de Brujas no fueron tan graves, porque ese equipo ni siquiera tenía afición ni identidad. Muy pocos lo extrañan.

En cambio, Santos sí tiene seguidores en Guápiles y un destino similar al de Brujas dejaría graves heridas que, estoy seguro, ningún aficionado guapileño cambiaría por un título nacional.

¿Vale la pena quedar campeón a toda costa, arriesgando la permanencia en primera o, peor aún, la misma existencia de la institución? Por supuesto que no.

Así que, esperamos, la inversión en Santos sea generosa, pero sostenible, para que el club de Guápiles no se convierta en un nuevo Brujas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo