Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

La curva de rendimiento no miente. Y no ha cesado de elevarse, en ruta a Brasil 2014.

La ‘Sele’ mejorará

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Ahora que se viene la primera tanda de fogueos, ya es hora... ¡Hablemos de la Tricolor! La curva de rendimiento no miente. Y no ha cesado de elevarse, en ruta a Brasil 2014.

Del árido subsuelo de la era La Volpe, solo quedó una semilla, Campbell. Lo demás, desesperanza. Aquel 0-4 del primer tiempo contra México, en la Copa Oro 2011, enterró el optimismo. Pero llegó Pinto Afanador, quien, afanoso, comenzó a cultivar con su hoz, el trabajo. Había cesado la venta de humo.

Comenzaba la labranza.

Y la esperanza volvió: Costa Rica 0 – Brasil 1, nacía una fornida raíz... Costa Rica 2 – España 2, ¡un tierno tallo veía la luz! Pero faltaba mucho por hacer. A prueba y error. "Vamo a mirar". Una cuadrangular sufrida, pero de menos a más, le permitió abonar la tierra de lo que sería la hexagonal... La salida de los frutos. La degustación.

¿Cómo negar que se ha mejorado? Basta con seguir la sugerencia del colega Alejandro Arley: "Compará cada partido contra México".

Estadio Nacional: 7 de setiembre, 2012.

Costa Rica fue tan timorata al ataque, que José Corona bien pudo dejar su uniforme en un gancho, colgado del horizontal, para ir a conocer la San José nocturna. ¡No le llegó nada! En cambio, Keylor Navas anduvo a los revolcones. Para colmos, los centros fueron veneno puro para la zaga nacional, que encajó dos goles y se salvó de más reveses. Se perdió 0-2.

Estadio Azteca: 11 de setiembre, 2012.

Avance kilométrico en solo cuatro días. La timidez ofensiva se mantuvo, pero la retaguardia mejoró ostensiblemente. Los volantes ya no vieron volar cinco metros sobre sus cabezas todo lo que la zaga recuperaba. Se tuvo más el balón y fue un cortocircuito, compartido entre Salvatierra, Navas y Badilla, lo que propició el único gol del partido, obra de Javier Hernández.

Estadio Azteca: 11 de junio, 2013.

Nuevo salto cualitativo y cuantitativo. Costa Rica le perdió el miedo a México. Le jugó de tú a tú. Le escondió la bola. Por primera vez en tres juegos, ¡tuvo llegadas! Campbell estrelló una en el poste izquierdo y Corona se ensució el uniforme. Esa vez, fue Navas quien pudo irse a la Plaza Garibaldi y colgar la casaca #1 del transversal. Cero a cero, con buen sabor.

Estadio Nacional: 15 de octubre, 2013.

Con un prolongado "ole, ole, ole, ooooole", la afición que colmó las gradas del Grano de Oro se deleitó viendo a la mejor Costa Rica de la eliminatoria, que ganó 2-1, pero que bien pudo golear. Baile. Fiesta. Alegría. Tenencia de bola. Solidez defensiva.

Entonces, ¿por qué no esperar que de aquí al Mundial se mejore todavía más lo futbolístico? Además, es necesario, porque México, a la par de Uruguay, Italia e Inglaterra, es como el Chapulín Colorado contra Supermán.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo