Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Selección Nacional

¡Que nadie celebre, carajo!

FOTO: Rafael Murillo

La Selección Nacional de fútbol está en peligro. En serio peligro de confiarse.

En grave peligro de flotar entre las nubes, con el riesgo de dormirse en los engañosos algodones de la soberbia para luego despertarse tarde, en una tabla de faquir cuando poco o nada quede por hacer.

Tiene 11 puntos de 18 disputados tras seis partidos. Un punto menos que hace cuatro años, cuando se le evaporó la gloria entre los dedos, por degustar los chicharrones antes de degollar al cerdo.

En lugar de descansar a sus titulares durante la Copa Oro 2009, el técnico se engolosinó y los dirigentes no se amarraron los pantalones. ¡Blandengues! ¡Permisivos!

Fueron convocados los estelares de la eliminatoria, impidiéndoles el merecido y necesario descanso, la recarga de pilas.

Agotados, sobre-saturados física y mentalmente, cayeron en cuartos de final, se quedaron sin piernas para la segunda parte de la eliminatoria y, aún así, el DT jugó con displicencia ante Honduras y México... Palizas 4-0 y 0-3 que arruinaron la puntuación y el gol diferencia.

Y como el humano es el único ser que cae en la misma trampa más de una vez, repitió la arrogancia táctica ante El Salvador, jugando con las puertas abiertas, con presunción de superior... Y se perdió 1-0. Ahí se fue el Mundial Sudáfrica 2010, más que con aquel gol traumático de Bornstein.

¿A salvo?

Pero que no cunda el pánico (¡Tampoco la confianza!).

Esta vez está a cargo un técnico pragmático, calculador, formado en Alemania.

Jorge Luis Pinto enfrentó la conferencia de prensa tras la victoria sobre Panamá como tenía que hacerlo: "La lucha por la clasificación continúa, no hay nada seguro. Ustedes más que nadie tienen la experiencia de la eliminatoria pasada", dijo en clara referencia a la debacle de 2009.

Apaga los visos de triunfalismo con vocación bomberil. "Tengo que ser sincero, no fue un buen partido".

¡Bravo! La autosuperación comienza por reconocer los propios fallos. ¿Cómo creerse España cuando tu portero fue la figura del primer tiempo junto con el horizontal?

Reconozcámoslo. A Costa Rica no le alcanza la cobija táctica para cubrirse completa. Si ataca, deja huecos en zaga. Si se repliega, pierde profundidad. Así que Pinto opta por lo correcto: el énfasis defensivo. La "Sele" lleva 344 sin permitir gol (y eso con la ayuda de Navas y de los tubos).

Adelante, cuenta con recursos para desnivelar sin "descobijarse": individualidades, remates de larga distancia y táctica fija.

En suma, vamos bien, pero falta. ¡Que nadie celebre, carajo!

Posdata: Pinto no convocó para la Copa Oro a Joel Campbell, Bryan Ruiz, Cristian Gamboa, Christian Bolaños ni Keylor Navas. Ojo, para mi gusto se quedó corto. Yo le habría dado descanso a más titulares. Que conste en actas.

Archivo