Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Futbol Nacional

Tarjeta roja a los pachucos

"No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y os despedacen" (Mateo 7:6).

Combustible. Corrosiva. Certera. Y de eterna actualidad, porque más de 2.000 años después, describe cierta naturaleza humana... Lo peor de ella. Con el perdón de los nobles canes y los suculentos chanchos, parece escrita para algunos "bichos" que pululan alrededor del futbol, en las graderías y en las redes sociales. Siempre escondidos. Internautas perrunos, prestos para teclear dentelladas rabiosas; fanáticos cerdícolas que lanzan porquería desde sus chiqueros virtuales.

Van a los estadios a insultar a Víctor Bolívar, José Sánchez, a los jugadores negros, a todos y a todo. Y ahora están sueltos en el ciberespacio, a sus anchas, para derramar vulgaridad 24/7. Se supone que son aficionados al balompié, pero muerden la mano de quienes alimentan el espectáculo: los jugadores.

Ocultos en el anonimato, no soportan al que sobresale, por lo que procuran morderle, enlodarle, destruirle. Arrastrarle con ellos a sus porquerizas.

Su blanco son los exitosos. Los que están donde ellos quisieran estar, llámense funcionarios, empresarios, profesionales, artistas, periodistas. Y, por supuesto, futbolistas. Todos los que estén arriba, metiéndoles en el tuétano la aguja de la envidia.

¡Ya no más!

En este caso, el collar de perlas es el juego en sí. Esa suerte de arte – competencia que es el balompié. La rabona, el taquito, la chilena, la gambeta. La pared, el misil, la curva, la bicicleta. El martillazo de testa. El vuelo supremo del guardameta. Toda la fuerza del deporte, el músculo del individuo en función del colectivo. Toda la belleza del arte, la habilidad del solista al servicio de la orquesta.

¿Vamos a permitir que unos pocos pachucos exterminen al rey de los deportes? O... ¿Será que no son tan pocos? ¿Será que el artista tiene que resignarse a recibir tomates en lugar de aplausos? ¿Será que... ya no queda a quienes tirarles perlas? No. ¿No? ¡No!

Entonces, es hora de unir fuerzas para expulsar al antisocial de las canchas y las redes sociales. Aficionados, ¡denuncien al que grita "chivo"! ¡Acusen al racista! Directivos, ¡échenlos de los estadios para siempre! ¡Vacíen las tribunas si es necesario! Árbitros, ¡suspendan los partidos! ¡Marquen un precedente! Federativos, ¡impongan multas económicas multimillonarias! ¡Activen la resta de puntos y pérdida de categoría! Administradores de páginas web y redes, ¡borren los comentarios insultantes! ¡Denuncien a los injuriosos! Prensa deportiva, ¡seamos más analíticos!, ¡asumamos nuestra responsabilidad!

¡Tarjeta roja a los pachucos!

[Columna publicada el 29 de octubre del 2013 en la versión impresa de Al Día].

Archivo