Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Futbol nacional

Lo mejor y lo peor del Verano 2013

FOTO: Carlos Borbón

Protagonizado por Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach, "El bueno, el malo y el feo" es un clásico del género "spaghetti western", que data de 1966, mientras que en el Torneo de Verano 2013 del futbol costarricense los protagonistas fueron:

El bueno: Víctor Núñez.
El malo: El arbitraje.
El feo: Compartido (Dirigentes de Pérez Zeledón y Carmelita).

¡Buenísimo!
Como en el Salvaje Oeste, "Mambo" Núñez fue el pistolero número uno, con 13 goles en igual cantidad de juegos, punto de giro que le permitió al Herediano salir de las posiciones intermedias para asaltar el primer lugar general, la semifinal y la final, incluidos tres certeros balazos en la serie contra Cartaginés.

Mención honorífica para Luis Torres, portero brumoso, un chaleco anti balas que blindó a Cartaginés durante casi toda la temporada. Murió con las botas puestas.

En sí, fue un campeonato bueno, trepidante, con emoción, con el descendido definido en la penúltima fecha y los clasificados en la última, con un final de película de suspenso, sentenciada en el último disparo desde el manchón blanco.

¿Malos? ¡Pésimos!

La peor actuación del western fue de los árbitros. Ellos sí que se hicieron un espaghetti solos, enredándose en sus propios mecates. Ni siquiera la palabra pésimos parece calzarles. Y, como fueron tantos, pero tantos los yerros desde las primeras de tanteo, no queda más que generalizar el epíteto.

No quedó santo ante el cual persignarse. Fallaron los nuevos y los viejos, los supuestamente experimentados. No quedó títere con cabeza. La final fue la gota que derramó el vaso. Al menos un gol concedido en fuera de juego, mano blanda para un equipo y de hierro para el otro en un mismo partido, un claro penal no pitado, una agresión brutal y sangrienta, pero perdonada... Fueron los villanos infames, en perjuicio y beneficio de todos los colores.

Feo y tonto

Dos equipos se dispararon a sí mismos, quedando fuera por la disputa del botín.

Con don Orlando de León a la cabeza, la modesta nómina de Carmelita era la piedra en el zapato de los grandes, y peleaba por la clasificación. Fue entonces que, increíblemente, la dirigencia despidió al timonel uruguayo, quien denunció que fue por no dejarse imponer jugadores en la alineación.

Carmelita cabó su propia tumba.

Tan feo (o más) lo de Pérez Zeledón... A falta de dos fechas, echó al técnico Daniel Casas por una rabieta dirigencial. Acéfalo y tambaleante, PZ se clasificó aún perdiendo 5 de los últimos 6 puntos, más por mediocridad ajena que por méritos propios... Y fue barrido en semifinales por Herediano.

¡Qué tontería!

Archivo