Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

En Europa se puso de moda el periodismo "dicen que dijo", en una lucha encarnizada por ganar primicias

Joel Campbell azulgrana... Más o menos confirmado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: AFP

"¡Exclusiva! ¡Primicia universal!: Es un hecho que a lo mejor, pero quién sabe, está totalmente confirmado que quizás el delantero costarricense juegue de azulgrana, según afirma, sin asegurarlo del todo, un alto dirigente del equipo catalán... Bueno, que al menos dice serlo, pero que sí tiene acento español, porque pronuncia con "z", aunque bien podría ser un poco "zopetas", pero no parece que sea eso, porque dijo la palabra "vuestro".

En Europa se puso de moda el periodismo "dicen que dijo", en una lucha encarnizada por ganar primicias, pavonearse con exclusivas, presumir con "lo dije" primero, sin meditar en el daño que se le hace a la profesión periodística, por la pérdida de credibilidad que genera la "chismografía", al mejor estilo del cuento de "Pedrito y el lobo". ¿Se acuerdan? "¡Ahí viene el lobo! ¡Ahí viene el lobo!". Y, al final, cuando de verdad llegó el infausto animal de grandes fauces, nadie creyó y aquello fue el caos.

Como justos pagan por pecadores y mucha audiencia tiende a generalizar, salen a relucir clichés como "la prensa es poco seria" (así, abarcando a todo el gremio), para citar una frase educada.

La "exclusivitis" también puede estropear negociaciones. Por ejemplo, si el club que negocia con un jugador había pedido discreción y se suelta la bomba antes de tiempo, puede percibirse por parte del equipo como falta de seriedad del atleta y, así, dar marcha atrás. Aunque no haya sido culpa del futbolista.

También puede suceder que los medios sean usados por agentes de jugadores para mover intereses particulares. Este es el caso de tirar granadas informativas falsas sobre un equipo X, para que el equipo Y se ponga nervioso y piense: "uy, no, me van a ganar esta contratación", y entonces haga una supuesta contraoferta (sobre una oferta que nunca existió), a fin de hacerse con los servicios del jugador en cuestión. Sobra decir que un medio de comunicación serio no debe prestarse para eso.

Debemos cuidarnos de esta moda, fijarnos bien de dónde provienen las informaciones, si son de sitios humorísticos tales como El Deforma (versión jocosa del diario mexicano El Reforma) o son publicaciones serias, pero, ¡ante todo!, confirmar. Siempre, confirmar.

¡Siempre confirmar!, para no tener que aclarar la nota ficticia que abrió esta columna con una explicación del tipo "bueno, dijimos que va a jugar de azulgrana, porque se compró una camisa muy bonita, a rayas, rojas y azules. Nunca dijimos que fuese a fichar por el Barcelona. Además, nos embarcó el dirigente... que resultó no serlo, sino un reconocido humorista radiofónico, para una sección de agarradas de chancho por teléfono".

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo