Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Futbol Nacional

¿Habrá por fin un quinto grande?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Carlos Borbón

En Costa Rica hay dos equipos "grandes grandes", enormes, que reúnen todos los requisitos posibles: cantidad de afición, numerosos títulos nacionales e internacionales (de carácter oficial), infraestructura, protagonismo permanente. Alajuelense y Saprissa. Saprissa y Alajuelense, en el orden que quiera.

Un peldaño más abajo, pero también grande, poderoso y vigente, está Herediano. Aunque tiene menos afición y títulos nacionales que morados y rojinegros, sus números en esos rubros igual le proporcionan abolengo. Casta. Linaje. Quizás su único faltante es el campeonato oficial de Norte, Centroamérica y el Caribe. Bajamos otro escalón y vemos al decano Cartaginés, el cuarto grande, pero grande al fin. Tiene el título internacional que envidian los florenses (Concacaf 1994); su afición es la cuarta en número –aunque presume de ser la más fiel– y es el único con presencia durante más de un siglo. Tradicional. Eterno. Evidentemente, su lunar es la poca cantidad de títulos y, sobre todo, la sequía de 73 años sin galardón local.

Ahí radica la grandeza de los brumosos: la sostenibilidad. Su afición se renueva, sin importar la escasez de trofeos. Es un equipo "duro de matar", que resiste las crisis; a veces pelea finales; otras, por no descender, pero sigue vigente, 108 años después.

Entonces, a propósito del súbito reforzamiento del Santos, surge la pregunta. ¿Habrá, por fin, un quinto grande?

Insurrectos hubo varios, pero todos colapsaron. Incluso, en la década anterior el Brujas le declaró la "guerra" al Cartaginés, con pretensiones abiertas de sus dirigentes de desplazar a los brumosos del cuarto pedestal. Fue tan furibunda la intentona, que los hechiceros conquistaron el título del Invierno 2009. Empero, nunca generaron afición, identidad ni, mucho menos, sostenibilidad.

Hoy, el Brujas ni siquiera existe, mientras el Cartaginés disputa los puestos altos en la tabla. Antes, en 1963, el Uruguay de Coronado se proclamó campeón, pero solo cuatro años después cayó a segunda división, donde ha jugado más campeonatos que en primera; el Municipal Puntarenas juega en terceras divisiones, luego de su título de 1986, y Liberia Mía disputa la Liga de Ascenso, solo cuatro años después de proclamarse monarca de primera.

Hoy, Santos de Guápiles le coquetea al nobiliario título de grande. Armado hasta los dientes, financiado por capital mexicano, es el "boom" del mercado de contrataciones. Va por laureles, pero, ¿tendrá la sostenibilidad que no tuvieron uruguayos, chuchequeros, brujos y liberianos?

[Columna publicada en la versión impresa del martes 11 de febrero del 2014]

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Archivo