Publicidad

Baldazos

Eduardo Baldares, narra fútbol, béisbol, baloncesto y transmitiría ping pong con tal de relatar, su gran pasión...

ir a la lista de Blogs

Herediano

Ninguno pudo con Marvin Solano

Hace solo nueve días, supuestamente caminaba sobre la cuerda floja. Herediano, que había perdido con Santos y Saprissa, acababa de empatar en Cartago.

Entonces, en la coquetona zona mixta del "Fello" Meza, alguien le disparó: "Don Marvin, ¿como maneja ahora la situación de no depender de sí mismo para alcanzar el liderato?".

Si el entrevistado hubiese sido Medford, revienta la gorra; La Volpe, se levanta y se va... Pinto, mínimo, le recomienda comprarse un ábaco.

Pero el DT campeón contuvo la carcajada, dibujó una leve sonrisa y, con diplomacia cancilleril, procedió a contestar: "Bueno, Saprissa nos lleva cuatro puntos y tenemos un partido menos, de manera que si vencemos a la Liga, el miércoles, nos colocamos a un solo punto del primer lugar. Y, como el sábado recibimos a Saprissa... Está claro que sí dependemos de nosotros mismos".

Así, con clase y una sencilla explicación pitagórica, Solano anticipó lo que sucedería durante la semana siguiente.

Habló en la cancha

2 a 0 sobre Alajuelense, con los postes liguistas raspados, doblados y los guantes de Pemberton hechos confeti; 3 a 0 sobre Saprissa. Goleada. ¿Para qué más blablabá?

Al manudo que se excusó en la seguidilla de partidos, se le olvidó que Herediano disputó la misma cantidad de choques por campeonato local y Concacaf. Además, hizo una gira a Norteamérica.

Por su parte, el morado que pretextó lesiones y sanciones no recordó que Herediano jugó sin su cornamenta letal, Yendrick-Mambo, y el corazón de león defensivo, Cristian Montero.

Marvin Solano conoce bien el negocio. Sabe que lloriquear ausencias es decirles a los suplentes "ustedes no sirven".

En cambio, les da confianza y allí están Anllel Porras, Verny Scott y Keylor Soto, solventes, afianzados como el que más.

El serrucho escondido

Sin supuestos "irremplazables", como Ruiz, Núñez, Francis, Cubero y lesionándose Salazar en media contienda, el "Team" le había dado un baile al Cartaginés en el Rosabal, inexpugnable fortín, y solo porque esa noche atajó Torres, el decano no se fue para la Vieja Metrópoli con un tenístico 6 a 0, sino con un 2 a 0 más bien eufemístico.

Así las cosas, Marvin Solano les ganó las series particulares a sus tres enconados rivales.

Óscar Ramírez. Rónald González. Javier Delgado. Ninguno pudo con él.

Pero el que menos pudo con él fue el DT que organiza asados a la "rioplatense", con finos cortes serruchados, y que ahora apunta sus artes culinarias hacia las faldas del Irazú.

[Columna publicada el 5 de noviembre del 2013 en la versión impresa de Al Día].

Archivo