Publicidad

David Stern conríe durante una conferencia de prensa de la NBA en octubre pasado, en Nueva York.

Publicidad