Publicidad

Manu Ginóbili y Tim Duncan se funden en un abrazo tras la victoria de los Spurs sobre el Thunder, que los puso por segundo año seguido en la final de la NBA ante el Heat.

Publicidad