Publicidad

LeBron James hunde el balón ante la mirada de su excompañero Chris Bosh (izq.), durante el partido de pretemporada entre el Heat y los Cavaliers.

Publicidad