Publicidad

Manu Ginóbili (der) abrazó a LeBron James al finalizar el juego siete de la final entre el Miami y los Spurs.

Publicidad