Publicidad

Steve Blake (izquierda), de los Lakers, controla el balón ante la marca de Ricky Rubio.

Publicidad