Publicidad

Chris Andersen, del Miami Heat, durante el primer cuarto de la final ante los Spurs.

Publicidad