Publicidad

Danny Green, de los Spurs de San Antonio celebra tras anotar un triple en el segundo juego de la final ante el Miami Heat.

Publicidad