Publicidad

Amaurys Ripoll (blanco) marca al jugador de Sanatura, Michael Jackson. Foto: Meylin Aguilera

Publicidad