Publicidad

El norteamericano DeMar Derozan (derecha) le ganó el balón al finés Mikko Koivisto.

Publicidad