Publicidad

Eliseo Moya, con sus hijos José Alexander y José Eliseo, al abandonar ayer el Parque Antonio Escarré con el juego perdido. El verdadero drama está fuera del diamante de juego.  | /FOTO: RODOLFO MARTÍN

Publicidad