Publicidad

Boxeo

Mía comienza a disfrutar a su padres

Los boxeadores Bryan Vásquez y Hanna Gabriels están ‘vueltos locos’ con su recién nacida.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Mía Vásquez Gabriels, la pequeña hija de Bryan y Hanna, cumplió ayer sus primeras 24 horas.

Este primer día lo pasó envuelta en constantes caricias y abrazos e incentivada por dulces y apenas audibles palabras de amor que recibía mientras comenzaba esa sublime relación con sus padres quienes la adoran.

“Este es el momento que por largo tiempo esperé con muchas ansias. Ahora mi única prioridad es ella. Luego habrá tiempo para mi”, expresó ayer por la tarde la excampeona mundial de boxeo mientras permanecía en la habitación 1.004 del hospital CIMA.

A las 2:30 p. m. la pareja ya tenía listo los maletines, el hospital pago y solo estaba a la espera del médico para que le diera una última revisión a Hanna y le extendiera la salida del hospital.

Mía nació por cesárea y, aunque el procedimiento resultó exitoso, la madre experimentó alguna incomodidad que casi le impidió dormir la primera noche.

“Por ahora todo mi interés estará sobre ella, en el sentido de que coma, que no le falte nada, que esté bien y que yo no pierda ninguna de las citas de control”, argumentó la pugilista.

Hanna, mientras tanto, intentaba lentamente acomodarse en la cama y revisaba que a la niña no se le hubiesen caído los minúsculos guantes que protegían sus manitas del frío de la tarde.

Al preguntarle si éstas primeras horas de maternidad eran cómo se las había imaginado, respondió que de ninguna manera.

“Por supuesto que no, son más grandiosos de lo que había pensado. Es algo indescriptible que solo nosotras las madres sabemos lo que se siente. Esta es sin duda, la mayor de las grandezas de Dios. Estoy muy feliz porque ella es una niña saludable que en el fondo es lo más importante. Estoy muy contenta de cómo se ha dado todo”, puntualizó.

Mía es una niña “bien portada” porque, hasta ayer por la tarde, no era propensa a entrar en períodos de llanto.

“Es más cuando cae (con sueño) pasa entre tres y cuatro horas dormida de manera ininterrumpida. ¡Vieras que carga!”, dijo Hanna con cierta sonrisa de orgullo y satisfacción.

Admitió que, aunque la cesárea le causa algunos dolores e incomodidades, todos estos trastornos se olvidan cuando tiene a la niña sobre su pecho y la observa a los ojos.

Esta manera de nacimiento, en alguna forma, atrasa el inicio de la fase de lactancia pero la niña ya comenzó a interactuar con la madre en ese sentido.

Hanna tiene claro que vuelve a los cuadriláteros y para ello ya tiene elaborado un programa de reacondicionamiento físico. Lo inicia dentro de dos meses.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.