Publicidad

Andrey Amador (der.) durante el ascenso al Stelvio, en la etapa 16 del Giro de Italia, marcada por el frío, la lluvia y nieve.

Publicidad