Publicidad

Ciclismo

Andrey Amador entrena de sol a sol rumbo al Giro

Sube y baja una y otra vez el Irazú, Llano Grande y el Cerro, así entrena Amador.

Para ganarse un cupo en el Giro de Italia 2013, Andrey Amador (Movistar Team) se entrena como una verdadera “máquina” en la altura.

Al Día acompañó al rutero costarricense en su largo entrenamiento de ayer, que inició a las siete de la mañana y que finalizó pasadas las dos de la tarde.

Primero, Amador hizo una serie de repeticiones de subidas y bajadas en San Juan de Chicuá, en dirección al Volcán Irazú.

Descendió y escaló a Llano Grande. Volvió a bajar y en Taras hizo una parada para desayunar.

Luego se enrumbó al Cerro de la Muerte. Llegó hasta La Sierra, regresó a la Lima y de nuevo pedaleó hasta Llano Grande.

“De inicio me tocaba otra subida más, pero decidimos cambiar y me vine para la casa para descansar un poco porque ya me sentía cansado y en el equipo me lo autorizaron”, mencionó Amador.

El propósito del tico es que estos entrenamientos en la altura sean simulacros reales de lo que le espera en sus próximas carreras, incluido el Giro de Italia.

“Por eso es necesario hacer estas locuras, es la gasolina”, expresó con una sonrisa en su rostro.

Los trabajos específicos no solo son cuesta arriba, pues ayer, descendía en diferentes posturas aerodinámicas a una velocidad de más de 95 kilómetros por hora.

Eso es para acostumbrar su cuerpo a lo que se encontrará en las competencias. Es un ensayo.

“Por ejemplo, el desnivel son los metros que ascendí, hoy (ayer) hice 3.500 metros y si lo comparamos con una etapa del Giro o alguna carrera allá, puede tener más de 5.000 metros de desnivel y es a lo que me refiero”, dijo.

Al terminar de entrenar, su recompensa fue almorzar ceviche en la casa de sus papás. Después vino el masaje y luego se marchó al Hotel Grandpas, en Cartago, donde está concentrado, gracias al apoyo de Gustavo Fernández.

Amador disfruta del “sufrimiento” en la bicicleta

El ciclista costarricense Andrey Amador (Movistar Team) no se cansa de entrenar. Y entre más horas esté en su “caballito de acero”, más complacido se siente.

Confiesa que la tarea no es fácil, y aunque es su trabajo, el ciclismo en realidad es su gran pasión.

“Me toca muchos sacrificios, sufrimiento y un poco de voluntad, porque no es fácil hacer recorridos tan complicados. Toca sufrir bastante, es parte del trabajo y para estar en un nivel competitivo hay que hacer esto, si no, hay otros 300 que lo hacen”, citó.

Ayer, a pesar de que la jornada fue extenuante, Andrey la disfrutó al máximo, pues contó con la compañía de su hermano, Iván Amador y de su amigo de mil batallas, José Adrián Bonilla (Coopenae Economy Movistar).

“No todo es bici y eso, sino hay momentos de disfrutar, de compartir, de parar a tomar una gaseosa, un café y yo creo que es lo bonito de la bicicleta”.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.