Publicidad

 Los ciclistas pedalearon ayer en calles mojadas y con granizo, así que casi nadie arriesgó de más. Y Andrey Amador custodió a Nairo Quintana.

Publicidad