Publicidad

 Con guantes dobles y sin protección en las piernas, Andrey Amador se portó como un titán guiando a Nairo Quintana en la montaña.

Publicidad