Publicidad

Magníficos

Apuesta en rojo y negro

Sé que es un poco atrevido decirlo a estas alturas y que a lo mejor ni siquiera llega a la final. Me expongo a que el ridículo me haga un autogol.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Mi favorito para ganar la final del torneo es Alajuelense. Sé que es un poco atrevido decirlo a estas alturas y que a lo mejor ni siquiera llega a la final. Me expongo a que el ridículo me haga un autogol. Osado también en mi afirmación porque hay dos clásicos de por medio, donde todo puede pasar y seguramente, si es la Liga el finalista, tendrá que derribar al equipo más espectacular y productivo del certamen.

Me toca entonces respaldar mi tesis con argumentos. De alguna forma estoy condicionado por ese juego, casi perfecto, que hizo el equipo del “Macho” Ramírez contra el América en México: Estudió todas sus debilidades y fortalezas, hizo una defensa cerrada y nutrida, le marcó la salida por los costados y le atacó por allí mismo, regaló la pelota y enarboló la bandera del contragolpe en los momentos justos. Un partidazo. Igual me inclina en el pronóstico un Alajuelense que en el primer clásico de la temporada tuvo a Saprissa al borde del abismo en el primer tiempo, con un futbol arrollador que lo puso arriba 2 a 0 y que por esa forma relajada del futbolista tico, permitió la rebelión morada de los últimos 15 minutos, así como el gol agónico que selló el vibrante 4 a 4.

El triunfo reciente por 3 a 0 contra su rival de la semifinal también marca el camino. No era el Saprissa de la primera vuelta, sacudido por lesiones en hombres vitales, pero la camisa si era morada y el orgullo en juego era el de siempre. La contundencia liguista fue patente, su jerarquía en el manejo de los tiempos, en la vocación para neutralizar y atacar al rival por sus partes más débiles. Me inclina en el pronóstico las finales jugadas y ganadas por Alajuela frente a Heredia, cuando cualquier apostador ponía todas sus fichas sobre el escudo rojo y amarillo. En ellas “El Macho” jugó cartas escondidas, le hizo trampa a la lógica, a los imponderables (lesiones y expulsiones incluidas) y hasta le jugó su pasada a la suerte, con un gol postrimero de Gabas que aún reclaman los heredianos, y una ruleta de penales que aún duele en la tierra de las flores.

Cierto que Heredia es hoy otro equipo, más maduro, mejor manejado, con un equilibrio defensivo que no tenía entonces. Pero su maravillosa vocación ofensiva, el arsenal de sus hombres dinamita comandados por “Mambo”, siempre dejan algunas lagunas para el contragolpe rival. En promedio, recibe al menos un gol por partido. La Liga tiene problemas con los rivales que se encuevan, lo torean, desesperan, y juegan a la contra. Pero de los semifinalistas el único que podría montarle ese escenario es Cartago. Y está difícil verle en la final y si les toca jugar igual tiene mucho más probabilidades la Liga por sus variantes en todas las zonas. Otro detalle. Los erizos son los mejores en la estadística entre los 4 que van por el título. A Cartago le ganó los dos partidos, a Saprissa uno y empató otro y con Heredia repartió los puntos. Los florenses, segundos en ese renglón, cedieron un empate a Cartago y dividieron honores con morados y liguistas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad