Publicidad

Magníficos

El abogado del diablo futbolero

Voy a analizar el papel del futbol tico en este 2014 que ya se muere sin que lo hayan canonizado.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Hasta hace 30 años, los juicios de canonización en la Iglesia Católica siempre tenían un “abogado del diablo”, un experto en Derecho Canónico que exigía pruebas y descubría errores en cuanto a los méritos del candidato a beato o santo. Algo así como el “colador de los santos”.

Hoy voy a encarnar a ese personaje, al analizar el papel del futbol tico en este 2014 que ya se muere sin que lo hayan canonizado, pero que ha sido elevado a las alturas por encima de todos los tiempos futboleros. Octavo lugar en Brasil, un campeonato mundial sub 17 femenino organizado en casa, una primera clasificación a un Mundial mayor en la misma rama, y las destacadas actuaciones de La Liga, Heredia y Saprissa en CONCACAF, superando a mexicanos y “gringos”.

Y por si fuera poco, en el ranking planetario estamos por encima del “Tri” y del equipo de las barras y las estrellas. Todo un deleite para el ego nacional. Las preguntas que haría el “abogado del diablo” y que me toca realizar en este caso son: ¿ Y nos merecemos todo eso? ¿Somos tan buenos como para tener dichos resultados? ¿ Son éstos un premio al trabajo del futbol local o se debe a otros factores?

Lo más fácil para este “maligno” personaje es poner las pruebas en la mesa: Varios equipos del torneo local han regalado gran cantidad de puntos jugando en canchas extrañas por carecer sus estadios de condiciones para escenificar un partido. Las mujeres jugaron su final en una plaza de pueblo. Más de la mitad de los equipos pagan sueldos de miseria a sus futbolistas. El entrenador que nos dio la gloria en el Mundial de Brasil no fue renovado y en un pleito al mejor estilo de las “Fisgonas de Paso Ancho” lo acusaron hasta de sacarle la lengua al espejo todas las mañanas.

Para seguir la lista: Los periodistas nos acomodamos del lado que más nos convenga ( antes del Mundial casi nadie era “pintista”, durante el campeonato todos y después gritaron al unísono: “Se los dije”). Los árbitros siguen siendo re malos. Los dirigentes son unos fanáticos con aires de doctores en la ciencia del futbol. Y por último, padecemos del síndrome de “David y Goliat”. Nos encanta “arriarle” a los grandes y tanto en equipos como a nivel de Selección, entre más fuerte sea el rival, más el derroche, la entrega, el pundonor, la concentración, etc. Y en los demás partidos, entre iguales, nos recetan unos somnolientos juegos que ni a las mamás de los jugadores son capaces de mantener frente al televisor.

Y las conferencias de prensa y entrevistas a nivel de cancha, después de cada juego, son una colección de babosadas: “Si la culpa no es del árbitro, es de la cancha“ en la que no se puede jugar”, del rival “ que no propone y solo viene a encerrarse”, de la acumulación de partidos “ que ya produce fatiga”, de la hora “ porque no se puede jugar con este sol”, de la lluvia “porque esto es un barreal”, de los periodistas “ que solo se fijan en la Liga y Saprissa, y además nunca han tocado una bola”.

Viéndolo así, es realmente un prodigio que el futbol tico haya conseguido lo que logró en este 2014. Entonces, como “abogado del diablo”, desarmado para poder explicar con pruebas, evidencias y méritos la fantasía vivida por este balompié de Tercer Mundo, tengo que rendirme y recomendar que se les conceda la beatificación a los dirigentes, futbolistas, jugadores, periodistas, entrenadores y aficionados ticos, porque nadie sabe “ como diablos” consiguieron esos logros.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad