Publicidad

MAGNÍFICOS

El debate más mejengueado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

En época electoral algunos deportistas revelan su adhesión a un candidato o partido político, y a algunos aspirantes a cargos públicos les anima el declarar su afiliación deportiva. Eso puede ser como meterse un autogol, tomando en cuenta las pasiones que despiertan una y otra actividad.

Se imaginan un debate futbolístico entre los aspirantes a la presidencia: “Usted es un incongruente don Johnny (Le diría Villalta), porque siendo verdiblanco no apoya a Limón, sino a ese equipillo morado de Tibás”. Y el señor Araya, muy bien afilado contestaría: “El más incongruente es usted. Muy universitario, dizque graduado de la UCR, participante de las manifestaciones callejeras y con quién va… Ah. Dígalo, dígalo…Mientras saca de su folder de sorpresas la foto que circula en redes sociales de José María con una taza rojinegra”.

“Pues claro- diría Otto Guevara- Allí está la prueba. Présteme esa foto don Johnny. Esa taza no es de la Liga, sino del Frente Sandinista. Querían una prueba del comunismo.“Mejor usted cállese porque tiene rabo que le majen, respuesta de Villalta a Otto. Su familia era herediana y usted se hizo Liguista. . Usted no puede gobernar este país porque haría las de Ronaldo en la cancha.. Todo el día asomándose a la cámara más próxima, jugando de actor. Eso… eso es usted. Un actorcillo”.

Y de seguro como nadie tomaría en cuenta a Justo Orozco, él se robaría la palabra para proclamar su saprissismo a “lo macho”, porque “en ese equipo si hay hombres, no esos culequitos que juegan en La Liga o Heredia”. De paso aprovecharía sus dos minutos futboleros para condenar la homosexualidad en los camerinos. Viéndose en minoría, Luis Guillermo Solís no tardaría en confesar su pasión por los colores de la UCR. “ Yo sí soy congruente con esta institución que me abrió sus puertas a la Academia, me da trabajo y albergó a mis hijos en su equipo de futbol. No como estos ingratos, desmemoriados, que como solo se apuntan con los grandes, los tagarotes… Pero así van a quedar, como el Monstruo, moreteados y adoloridos”.

“Todos ustedes no me llegan ni al tobillo papitos- Se sacudiría José Manuel Echandi. Aquí el único que puede parar el chorizo, la corrupción, los impuestos, soy yo, que fui portero del Quinto A del Calasanz. Me hubieran visto. No tenía panza y me confundían con el “Flaco” Chavarría. Lo paraba todo, como les prometo costarricenses que si gano ninguno de estos nos meterá un gol más”.Entonces se armaría la trifulca, como mejenga en media calle. Para alivianar las tensiones del debate, algunas piezas conocidas del argot futbolero sonarían en su versión política. “No hay prisa con Piza”. “Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver… Ese no es un candidato… es un pu%#”# de cabaret”. “Vamos, vamos mariachis, que esta vez tenemos que ganar”. “ Con muletas o sin muletas, con padrinos o sin padrinos, gano siempre como quiero y mi palabra es la ley. No tengo encuestas pagadas ni nadie que me financie, pero voy a seeerrrr el Rey”.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad