Publicidad

Magníficos

Sufrir será el peaje a Brasil

A pesar del triunfo en la Uncaf, muchos siguen reclamando el estilo y las decisiones de Jorge Luis Pinto.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

A pesar del triunfo en la Uncaf, muchos siguen reclamando el estilo y las decisiones de Jorge Luis Pinto. Auguran una última fase de la eliminatoria de puro sufrimiento, merced a las apuestas defensivas que pondrá en práctica el colombiano.

He defendido al señor Pinto y hoy lo hago con más razones. Las eliminatorias no son un paseo y habría que ser el rey de los optimistas para considerar que ese camino se puede transitar con facilidad.

Al seleccionador hay que agradecerle que ha logrado conformar un equipo que hoy nos ilusiona, a pesar de la carestía de buenos jugadores. Hace un tiempo ni siquiera soñábamos con posibilidades y en el presente nos atrevemos a creer, a pensar que sí se puede. Ha potenciado las capacidades de los muchachos, conformando un equipo según los recursos del futbol tico, limitado por los mismos problemas que aquejan al torneo local.

Ha probado a muchos, como lo ha hecho el Saprissa – sin éxito hasta hoy- para encontrar laterales de peso, como le ocurre al mismo equipo morado o a la Liga en su afán por hallar a un creativo, o acorde que ese mal endémico de reciclar viejos delanteros porque no los produce la liga menor. El esquema de Pinto, al margen de su concepción táctica del juego, es el que mejor se adapta al material humano de un balompié en crisis.

Para muchos es un futbol feo. Cada quien tiene derecho a entender la belleza futbolera como la sienta. Pero para mí, el recuerdo más doloroso de mis días de aficionado se ancla en aquella fatídica noche en Estados Unidos, cuando en la agonía de un gran juego Bornstein nos sacó del Mundial de Sudáfrica.

Pero más allá de eso, la materia prima del balompié actual no da para más. No tenemos con quien jugar lindo porque para eso se necesita volantes creativos de jerarquía, que pidan la pelota, encaren al rival, lo driblen, que se hagan sentir con la bola en los pies. En cambio, tenemos futbolistas predispuestos para el juego defensivo, ordenados, pausados, estrategas, buenos lanzadores, y un par de compañeros, Bolaños, Ruiz, Campbell, que pueden cambiar el ritmo con velocidad y buena conducción.

Arrancar afuera es una bendición porque lo que mejor sabemos hacer es defender en bloque y buscar el gol de contragolpe o con pelotazos arriba. Y así es como se juega de visita.

No tengo dudas de que eso lo vamos a hacer bien. La incógnita es si seremos capaces de asumir la obligación de ser propositivos en casa y, como aquel primer tiempo en la final del domingo, desplegar un juego de pie a pie que rompa las barreras defensivas del visitante y nos genere los puntos locales que nos lleven a Brasil.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad