Publicidad

La Liga añora a su domador

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Óscar Ramírez es más apreciado hoy como extécnico que cuando dirigió a la Liga. Nunca mejor el dicho de que “no hay novio feo ni muerto malo”, o, para ser más justos con el “Macho”, que “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Los liguistas, quienes se pasaron cuestionándolo por un supuesto juego defensivo, ahora lloran su salida y se muestras escépticos y críticos con su sucesor, Luis Roberto Sibaja, quien paradójicamente dice ser un abanderado del juego lindo y promete que la Liga será más rápida y explosiva en ataque.

La fórmula del nuevo entrenador se asemeja a lo que el liguismo extrañaba, y que hoy ya casi nadie echa de menos. Ahora al que empiezan a extrañar es a Ramírez, o más bien, al orgullo que les hizo sentir cada vez que los puso en el podio.Si la Liga se suelta a jugar como el Barcelona, alcanza 100 goles y engendra a un Messi entre sus filas, pero no alcanza el título, posiblemente las críticas lloverán sobre el equipo, el técnico y el engendro de Lio, porque perder no es parte del lenguaje entre la fanaticada. Sobre todo si alguien, en éste caso “El Macho”, la acostumbró a ser ganadora.

Aquí el pobre va a ser Luis Roberto Sibaja, que tendrá que ponerse los zapatos de Óscar y, con ellos, patear la bola como aquel. Ya estuvo en la dirección técnica y no pudo avanzar a la final. Y, para colmo de males, lo roces con el exitoso exentrenador, son una de las causas por las que Óscar decidió cambiar el incómodo mundo de las cámaras y reflectores por el de un tranquilo finquero.

Pero sobrarán palos para Raúl Pinto y su directiva, que nunca se preparó para una salida abrupta de Ramírez pero tampoco supo cómo mantenerlo contento, pues resulta evidente que siempre hubo diferencias, a tal punto que casi se va hace uno meses porque no le renovaban a Mauricio Montero, su asistente.

Lo que si se va a acrecentar es el legado de Óscar Ramírez. Nadie se acordará de cómo jugaba su equipo, sino de los 4 títulos que le dio a la Liga y que si no es por un accidente de última hora, habría alcanzado los 5 al hilo y Heredia seguiría aún con una sequía quinceañera.

Y sus críticos de ayer empezarían a darle méritos porque fue capaz de ganar títulos sin tener delanteros, logró suplir la salida invaluable de hombres como Sarvas, Alpízar, Ledezma, Ureña, McDonald, “El Pipo”, Porfirio López, porque apostó a la ruleta en momentos culminantes con figuras como Alonso y Davis, de quien hizo un símbolo ganador en los partidos finales. Porque no necesitó ser “brocha” con la prensa, la afición y su directiva, para mantenerse sobre el toro rojinegro el tiempo que quiso montarlo, hasta que lo cansaron y mejor se tiró de los lomos y se fue a arrear sus propias vacas.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad