Publicidad

MAGNÍFICOS

La orfandad después de Pinto

¿Le conviene más al futbol de Costa Rica seguir en manos de Pinto o a éste continuar dirigiendo a la Tricolor?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

¿Le conviene más al futbol de Costa Rica seguir en manos de Pinto o a éste continuar dirigiendo a la Tricolor? La respuesta, me parece, es obvia. El colombiano no necesita mantenerse acá, pero a los ticos nos urge que no se vaya. Él causó sensación con su libreto de maestro, llevando un futbol sin cartel a lo impensado. Hizo de la estrategia el arma invencible de los ticos y escogió con precisión de cirujano a los mejores intérpretes para esa puesta en escena, cuestionada antes del Mundial, aplaudida por todo el planeta en las canchas brasileñas. Lo que vimos allá no es producto de un estilo de juego entronizado en los genes de los futbolistas ticos, ni el resultado de un proceso que haya superado etapas evolutivas a manos de diferentes entrenadores. Lo que Costa Rica logró es producto del trabajo de Jorge Luis Pinto, de su apuesta por un sistema de juego equilibrado, de sincronía exquisita en el fondo, sólido en la recuperación de la pelota, y afinado en el juego por los costados y en la generación del contragolpe.

Por supuesto que los jugadores brillaron en el máximo de su resplandor, pero el profesor fue el que sacó ese brillo a una camada en la que los llamados a figurar eran tres o cuatro, pero terminó resplandeciendo el equipo, con notas sobresaliente para varios y muy buenas para los demás. Así, Costa Rica ganó su Mundial. Sí, lo ganó. Porque lo alcanzado para un país como el nuestro solo puede compararse con lo que significó para Alemania ganar el título. Y espero equivocarme, pero tengo la certeza de que no hay un más allá, que tal vez alguna vez volvamos a un juego por el cuarto lugar, pero que esa barrera es insalvable para un futbol como el nuestro, asaltado por las ocurrencias, los despidos y apariciones de todo tipo de entrenadores, buenos, malos y remalos. Hasta que llegó el estricto de Pinto. Soportó todos los aguaceros y tempestades. Aferrado a sus sueños construyó los nuestros y los llevó a un escaparate fascinante, en ese paraíso futbolero que vio nacer a Pelé, Garrincha, Zico, Sócrates y Ronaldo.

Ahora, si se va, nos quedamos huérfanos. ¿O es que vendrá un nuevo Pinto, con salario tercermundista a construir otra epopeya de tal magnitud? No señores. Los milagros de ese tipo no existen, sino el trabajo, el rigor, la dedicación y el conocimiento bien transmitido. Por eso es necesario un esfuerzo descomunal de la dirigencia y de los patrocinadores para alargar este vínculo que, si bien no nos garantiza un nuevo mundial de tal grandeza, al menos nos hará consolidar un estilo de juego y una forma de trabajo, heredable a nuevas generaciones de técnicos y jugadores. Don Jorge Luis puede ir a cualquier parte y de seguro triunfará. En todas partes salió campeón con equipos y, con una selección de nivel, puede perpetuarse en el pedestal que ganó con Costa Rica. Pero a nuestra Selección le costará una eternidad encontrar a un hombre de su preparación, con sus convicciones, con su clarividencia, con su terquedad, que resultó siendo su mejor aliada.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad