Publicidad

Magníficos

Un soñador en Madrid

Escuchando a miembros de la familia de Keylor, lo veían como un chiquillo soñador al que algunos le recomendaron que se dedicara a otra cosa.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Sitio web del Real Madrid

Keylor Navas Gamboa encarga la versión masculina de “La Cenicienta”, porque escuchando a miembros de su familia, lo veían como un chiquillo soñador al que algunos le recomendaron que se dedicara a otra cosa.

Pero al parecer Navas dejó olvidado uno de sus tacos en alguna cancha de Pedregoso y el destino se encargó de recogerlo y echarlo a volar por el Mundo, a la espera de que llegara a manos del dios del futbol, de un príncipe o un rey…Y llegó al reino más mediático y poderoso del balompié, lo cual lo convierte en una celebridad y un ejemplo para todos los que sueñan despiertos y luchan por esas quimeras.

Porque el arma más poderosa del “galáctico pezeteño” no son sus guantes, ni sus reflejos felinos, la buena colocación o la rapidez de piernas. A lo que debe temer Casillas, Diego López y cualquier guardameta que luche por el puesto con él es a su enorme convicción e increíble fe en sus capacidades.

Pequeño y delgado, comió banca en las selecciones Menores. ¡De tercer portero!. Estuvo dos años a la sombra de Munúa en el Levante y un día, como tocado por la varita de su hada futbolera, se plantó bajo el marco de su equipo y empezó a conquistar miradas, a cosechar elogios y a fabricar el sueño que desde niño atesoró.

Su presentación en la cancha del Madrid fue asombrosa. Ni una gota de timidez, pero tampoco de arrogancia. Elogios para Casillas y López y al mismo tiempo un mensaje de que no es menos que ninguno. Esquivo a la polémica, mas dejando en el aire el morbo de que no tiene pensado sentarse a ver jugar a los otros. Rechazó todos los balonazos con inteligencia natural, sin fruncir el ceño, sin dudar, dejando la sensación de que el marco del Madrid está hecho para él y no le asusta tener que ocuparlo.

No vimos a un tico timorato, abrumado por los reflectores, por las palabras del presidente en cuanto a la responsabilidad de ponerse la camisa blanca, asustado por su primer encuentro con la leyenda Iker, o por la vida rosa que le espera al lado de Ronaldo y los demás divos de la casa Blanca. Se movió como pez en el agua, deslumbró con una permanente sonrisa de buen muchacho, y hasta dejó ver que él, su esposa e hija están para competir con los más pintados en la farándula española.

“No me gané esto en la lotería”. Con esa frase acalló cualquier insinuación de que las puertas de la Casa Blanca se le hayan abierto por suerte. Se dio su lugar, sin arrogancia, pero sin titubeos. Con esa actitud, ha ganado el primer y tal vez el más difícil de sus partidos en el Bernabéu. En los ojos se le ve que tiene hambre de gloria, que el miedo ni se asoma y que la felicidad de vivir el sueño ha sido el único sentimiento de ese primer contacto con un mundo extraterrestre que ningún tico había visitado.

El 13 espantaría a cualquier supersticioso, pero lo de Keylor es Dios y su fe a toda prueba, no los albures ni agüizotes. Aunque él es quien se ha enfundado esa camiseta, de alguna forma nos la pusimos todos, los madridistas y los barcelonistas ticos – eso no importa- porque Navas Gamboa representa los sueños que cada quien lleva por dentro y a los que la mayoría renuncian con el primer autogol en sus vidas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad