Publicidad

4-4-2

Era lindo ir al Rosabal

Un aficionado que golpea y escupe a un jugador debe terminar el partido fuera del Rosabal, ojalá en la comisaría.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Redacción

Siempre creí al Rosabal Cordero un lindo estadio para ver el futbol. No me refiero a las viejas gradas, al deteriorado muro, a los palcos con antiguas sillas de madera al estilo de los cines de antes (cuando el mall no existía), ni a la gradería de sombra que perdió la sombra ante un tornado.

Era lindo por su ambiente, no muy grande, casi lleno muchas veces, con la medida exacta para la familia rojiamarilla, más allá del chiste de otras aficiones que lo declaraban el “estadio más grande del mundo”, el que nunca se llena.

Cuando eliminó la malla y tapó la fosa entre la cancha y la gradería, Herediano hizo una apuesta tan atractiva como riesgosa. Me encanta la idea del aficionado tan cerca como sea posible de la gramilla. A la inglesa; con rigurosidad inglesa.

Heredianos, no permitan que les echen a perder el estadio. Un aficionado que golpea y escupe a un jugador debe terminar el partido fuera del Rosabal, ojalá en la comisaría.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad