Publicidad

4-4-2

El mocoso creído de Joel

Es tan creído que a veces parece a punto de llenarse la cabeza de humo, pero siempre termina llevando el ego a donde debe: los pies.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: AFP

Redacción

Hay algo que me agrada sobremanera de ese mocoso (si se le puede llamar mocoso a un hombre de 22 años, que está a punto de ser papá y no logra quitarse la cara de chiquillo): es un creído al límite de lo saludable.

El que se la cree, pero no tiene talento, es un engañado. El que tiene talento, pero no trabaja es un malagradecido conformista. Joel se la cree, tiene talento y se está esforzando.

La mayor tentación de los talentosos es la dosificación del esfuerzo.

Incluso Messi a veces cobra muy caro por dos genialidades en un juego: ser espectador en tramos del partido.

Joel, en tanto, es tan creído que a veces parece a punto de llenarse la cabeza de humo, pero siempre termina llevando el ego a donde debe: los pies.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad