Publicidad

Opinión

Sin los brazos cruzados

Ahora soy yo quien vivo esta difícil prueba. Me toca darme ese impulso interno, llenarme de fuerzas para luchar, esperar el turno en el banquillo y ganar la confianza y credibilidad del nuevo entrenador.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Muchas veces impulsé a mi tocayo Bryan Oviedo a no rendirse, a ser paciente, a seguir luchando porque le llegaría la oportunidad que deseaba en el equipo Everton de la Premier League.

También brindé respaldo y ánimo a Keylor Navas para aguantar por esa oportunidad en el Levante de la liga española.

Ahora verlos jugar siendo protagonistas después de tanta espera me llena de gran alegría porque en verdad se lo merecen.

Oviedo y Keylor salieron adelante, otros se han rendido, ya sea por falta de ganas o porque sintieron impotencia al no depender de ellos, sino de falta de confianza de entrenadores.

Ahora soy yo quien vivo esta difícil prueba. Me toca darme ese impulso interno, llenarme de fuerzas para luchar, esperar el turno en el banquillo y ganar la confianza y credibilidad del nuevo entrenador.

Las lesiones y no tener la oportunidad de jugar son dificultades que tiene el futbol.

Sin embargo, hay que aceptarlas, pero no quedándose de manos cruzadas, sino siendo perseverante, trabajando extra para alcanzar lo se quiere.

Estar en el banquillo de suplentes no es normal para un jugador con mente ganadora. Por ello admito que la situación de permanecer actualmente entre los jugadores de cambio en el Fulham me hace sentir impotente, incómodo conmigo mismo.

Decir que no acepto esta decisión sería irrespetar el trabajo que cumplen los demás jugadores que sí están jugando y al nuevo entrenador que llegó con nuevas ideas, por ello sé que en lugar de reprochar tengo que esforzarme y tener mente positiva.

No es la primera vez que debo esperar entre los suplentes.

Lo viví en el club KAA Gent de Bélgica, donde incluso aguanté hasta en la gradería. Esa experiencia fue dura, hizo callo en mi carrera.

Me esforcé y también se dieron circunstancias como cambio de entrenador para tomar confianza, logrando regularidad en ese club, pudiendo mantenerla después en el Twente de Holanda y el Fulham.

Después de dos años y dos meses de mantener la titularidad en Fulham, se dio el cambio de entrenador, quien llegó y echó mano de otros jugadores.

Ahora me toca luchar de nuevo por un puesto en el once.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad