Publicidad

Opinión

Contra viento y marea

Tenemos que convertir nuestro estadio en una gran fortaleza, para que los rivales sientan la presión de jugar como visita.

En una eliminatoria mundialista se tiene que luchar dentro y fuera de la cancha. Así lo hemos comprobado porque como Selección hemos enfrentado muchos obstáculos, pero solo con carácter, fuerza y unión de grupo los hemos logrado sacar adelante y así ser protagonistas en esta hexagonal hacia Brasil 2014.

Recordemos hace un año la injusta anulación de un gol totalmente correcto que anotamos contra la Selección de El Salvador en el Estadio Nacional, durante un juego en la cuadrangular. Al final esa decisión arbitral nos costó el empate 2-2.

Y cómo no recordar el partido que el árbitro y el comisario FIFA permitieron que se jugara bajo la intensa nevada contra Estados Unidos. En esa oportunidad dentro de la cancha reclamamos, dimos a conocer nuestro desacuerdo en jugar, pero no fue posible detener el partido.

A nivel de dirigentes se presentó un reclamo ante FIFA, pero días después se recibió la respuesta negativa de la FIFA.

Los obstáculos continuaron, los últimos fueron los que enfrentamos el martes pasado en México. Primero cuando el traslado en autobús hacia el estadio tardó una hora cuando el tiempo estimado era de 15 a 20 minutos. Una situación como esta altera el plan que teníamos antes de un partido tan importante.

Fue muy extraño lo que sucedió porque a pesar de que íbamos con escolta, el trayecto fue complicado y lento.

Pero ahí no acabaron los problemas, dentro de la cancha enfrentamos lanzamientos de objetos que detuvo el juego cerca de tres minutos, pero al final el árbitro sorpresivamente dio 7 minutos de reposición.

Pese a estos problemas que tuvimos no se afectaron nuestras ganas y deseos de sumar puntos, queríamos el gane, pero se nos dio el empate, un resultado muy importante contra México.

Somos conscientes que estos obstáculos apenas son algunos de los que enfrentaremos en esta eliminatoria, pero lo cierto es que estamos fuertes mentalmente para afrontarlos, eso sí, no queremos soportar injusticias como algunas de las que hemos sufrido.

Es aquí amigos aficionados donde el peso de ustedes debemos hacerlo sentir todavía más cuando jugamos en casa. Tenemos que convertir nuestro estadio en una gran fortaleza, para que los rivales sientan la presión de jugar como visita.

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad