Publicidad

MAGNÍFICOS

Un gol especial

Las palabras de mi abuelo se cumplieron, jugué bien, el equipo ganó y pude anotar el gol que vaticinó.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Además de la motivación y seguridad que tenía previo al partido del viernes de mi club PSV contra el Heracles, recibí una fuerza extra que me dio un gran impulso de confianza para creer que cumpliría un buen juego.

Fueron las palabras que recibí el jueves de mi abuelo Rubén, durante la conversación telefónica que mantuvimos estando él en el hospital, antes de tener una operación difícil. Me dijo con convicción que era el momento para volver al gol, que lo iba a lograr en ese partido.

Gracias a Dios antes del partido confirmé que la cirugía salió bien, eso me dio tranquilidad y concentración, entonces me propuse dar mi mayor esfuerzo para dedicarle un buen juego.

Las palabras de mi abuelo se cumplieron, jugué bien, el equipo ganó y pude anotar el gol que vaticinó.

Logré esa anotación que necesitaba para confirmar mi confianza, para tomar un respiro y sacudirme de los momentos difíciles que atravesé meses previos por la falta de regularidad en el club Fulham.

Tenía mucho tiempo de no gritar un gol, extrañaba la celebración de compañeros, quería volver a dar alegría a los aficionados. Esta anotación fue especial, el primero con el PSV y significó el triunfo, que es realmente lo más importante.

Durante la carrera de celebración de esa diana pensé en esos momentos difíciles que tuve, en mi abuelo, en su recuperación y en lo mucho que lo quiero. Mi abuelo ha sido mi padre, el gestor de mi carrera futbolística.

Luego del partido lo llamé para contarle que el gol había llegado, noté su alegría y orgullo, y eso me hizo feliz porque a pesar de no estar a su lado en esos momentos, le pude cumplir su deseo.

Es lindo jugar en el extranjero cumpliendo metas, se disfruta de gran manera, pero que difícil se hace estar lejos de los seres queridos en circunstancias difíciles o en momentos de alegría, como por ejemplo el nacimiento de mi primer sobrino.

Pero el futbol es exigente, no se detiene en esos momentos de dificultades o de felicidad.

“Las palabras de mi abuelo se cumplieron: jugué bien, el equipo ganó y anoté”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad