Publicidad

Magníficos

¿Qué fue del “Chiqui”?

“Chiqui” Brenes anda en busca del partido que lo saque de las sombras.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

“Chiqui” Brenes anda en busca del partido que lo saque de las sombras. Padece ese síndrome de red esquiva que a menudo envuelve a los hombres de área.

Lo sufrieron goleadores de todas las geografías y él no se escapó. Es irónico porque, a esta altura del torneo y con un Cartaginés protagonista, uno lo imaginaba con 8 ó 10 goles y solo tiene 1 de penal.

La mano viene mal desde la campaña anterior. Su claridad de juego se extravió en la anarquía táctica de Odir y a partir de allí se enemistó con los valores que lo legitimaron como un delantero modelo: sentido para ocupar los espacios fértiles del área y pegada para servir el último pase o definir a un toque.

En estado ideal llevaba su clase fuera del área. Hacía las veces de “falso 10”, como enganche a espaldas de los puntas, para montar un ataque que él u otro definía. Y en su hora cumbre humilló a Iker Casillas con un amague y posterior globito, aquella tarde mágica del 2-2 ante España en el Nacional.

Este presente de vacas flacas le facturó alto. Lo sacó de la convocatoria para los juegos eliminatorios ante Estados Unidos y Jamaica. Y así, cuando su moral ocupaba una vitamina para rearmarse y volver a ser el gran cañonero azul y el comodín ofensivo de la Selección, terminó como fusible de las críticas de quienes lo quieren fuera de un posible Mundial.

Pero Randall tiene con qué salir del pozo anímico, volver a gritar goles con el Cartaginés y treparse de nuevo a la Tricolor. La confianza será decisiva. El equipo debe blindarlo, la hinchada apoyarlo sin concesiones y él hablar con lo mejor que tiene: gol. Y el momento es ahora, cuando los blanquiazules resignaron protagonismo y cedieron distancia en la cima. “Chiqui” puede ser el sedante perfecto de ese elenco que lució tenso y afiebrado en los últimos tres partidos, en donde solo cosechó 1 punto de 9 posibles. Si juega como hombre de área debe serenarse y tomar la elección correcta en la zona quemante del punto de penal. Allí forjó su patente goleadora.

Si el técnico lo ubica más retrasado, para capitalizar su visión panorámica, capacidad de armado y pegada, tiene que romper la línea rival con servicios precisos. Pero, sobre todo, ser eficaz, correr los lugares justos y asociarse con quienes precisen de su ayuda en la ruta al gol.

Randall superará este presente hostil a medida que vuelque su experiencia y oficio en pro de un equipo que lo necesita ahora que la cima peligra.

El Cartaginés se lo recompensará reinstalándolo en el lugar que el “Chiqui” se merece.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad