Publicidad

Magníficos

Christian Lagos se merece algo mejor

El destino es injusto con este hombre noble, "mueverredes" de vocación, que intentó sin éxito abrirse paso en Alajuelense y Saprissa por incomprensión de los entrenadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La India no fue el paraíso que Cristian Lagos se merecía. No puede haber edén si el patrono no te paga y se pone en riesgo la estabilidad de la familia. En eso el goleador es mejor papá que futbolista y, con mucho sentido común, pegó la vuelta y se regresó.

El destino es injusto con este hombre noble, "mueverredes" de vocación, que intentó sin éxito abrirse paso en Alajuelense y Saprissa por incomprensión de los entrenadores. La receta que Lagos aplica para gritar gol no se lleva con las propuestas de los dos grandes.

Su venida al país reaviva el drama personal y lo sume de nuevo en ese pozo de incomprensión, del que siempre lo rescata el Santos de Guápiles. En Saprissa no tiene espacio aunque haga fila.

Por un lado, su ligamen con los morados venció al mudarse a la India, según explicó a Al Día, y por otro, en la eventualidad de una renegociación, sería la cuarta alternativa detrás de Saucedo, Ramírez y Rodríguez, lo cual no suena muy lógico.

Reflotar el tema de si Cristian se merece estar o no como eje del ataque morado, no tiene sentido en esta hora feliz de los saprissistas, cuando la buena campaña presagia desenlace con título, y lo de su continuidad es un capítulo cerrado.

Pero el fútbol es irónico. Horizonte Morado desembolsa una jugosa suma por mes para pagar los goles del boliviano que, en esencia, se generan en el área de influencia de Lagos, justo enfrente del arquero, sin importar si son de cabeza, a un toque, de rebote o de penal.

Las anotaciones del andino parecieran hechas por el tico: un penal a Herediano, un disparo tibio a Cartaginés en Tibás, casi cayéndose, un desvío de cabeza a cobro de tiro libre ante Pérez en San Isidro y un rebote en el tubo ante Limón, en el Juan Gobán.

Sin eufemismos, Saucedo hace goles al mejor estilo de Lagos, casi clonados, de la misma factura con que el costarricense llenó su hoja de vida como goleador del Santos, con ese sello efectista que llevó a Alajuelense y a Saprissa a posar sus ojos en él.

Más allá de los rigores tácticos, de si sabe o no con la pelota, de si llega por afuera y acompaña la jugada que nace en el medio, Cristian siempre está en donde se afincan los goleadores: enfrente del portero, presto para descargar el derechazo o enderezarla de cabeza, con destino de gol. Y eso mismo es lo que hasta ahora nos ha mostrado Saucedo.

Lagos merece algo mejor. Por su calidad, cuota goleadora, profesionalismo, nobleza, porque es un buen tipo, el fútbol del país lo necesita, porque en Santos o quizá, en Cartaginés, volvería a sembrar su camino de goles.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad