Publicidad

MAGNÍFICOS

Cristiano, merecido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Al más serial de los goleadores mundiales se le hizo justicia. El Balón de Oro 2013 volvió a los pies de Cristiano Ronaldo. Es justo, más allá de la lesión de Messi y de una bien orquestada campaña para devolverle al portugués el mediático galardón.

El lusitano es un delantero completo. Anota desde todas las distancias. Tiene un reportorio de jugadas que terminan en gol y su único defecto, quizá, es haber coincidido en época con su rival argentino, quien monopolizó el premio en los últimos años.

Uno que tuvo la suerte de ver goleadores de todas las épocas, desde Eusebio y Uwe Seeler, en los sesentas, pasando por “Gerd” Müller, Paolo Rossi y otros más contemporáneos como “Marco” van Basten y Dennis Bergkamp, sabe que Cristiano es superior. Su punta de velocidad es muy similar a la de Lato, el polaco que maravilló en los setentas, pero su gol frecuente lo separa de cualquiera que lo supere inclusive en juego aéreo, como el alemán Seeler o el también germano y depredador de área Müller.

Cristiano ha sido exitoso en todos los frentes. Prolongó fuera de la cancha su aura goleadora y se convirtió en un referente de pasarelas y negocios, como modelo de ropa interior, lociones, cremas para el cabello, vehículos, ropa formal y joyas. Eso le aseguró la fidelidad mediática extrafútbol, que siempre es buena como caja de resonancia para dar cuenta de sus acciones cuando no está en una cancha, incendiando defensas e hincando porteros, dos signos de su personalidad en pantalones cortos y botines.

Adicto a sí mismo, metrosexual tanto o más que David Beckham, Ronaldo tiene aún asignaturas pendientes. El goleador letal del Real Madrid se encoge a veces cuando defiende la enseña nacional portuguesa. Pero el propósito de enmienda lo dio en el dramático repechaje ante Suecia, en donde le dio una lección a otro lobo del área, como Ibrahimovic, de cómo encaminar una clasificación mundialista por sí solo, con tres goles tan decisivos como espectaculares.

En Brasil sabremos si esa cuota de gloria que le resta por fin la saldará. Mas, su desafío principal será imponerse a un Messi en plenitud de condiciones, para desterrar fantasmas y granjearse con carácter monopólico la admiración mundial.

Messi y Cristiano poseen estilos diferentes, casi antagónicos, derivados del pie que les sirve de apoyo para marcar. Pero los hermana la clase, pensar en profundo y tomar la elección correcta cuando el hombre de guantes les sale al paso como último obstáculo de gol.El portugués duerme tranquilo, por ahora. Él no se engaña y sabe que con Messi en plena forma, sus acciones se cotizarán menos en el mercado de las preferencias mundiales. A lo mejor con su amado Portugal, en la copa del mundo, anota el gol decisivo que lo inmortalizará y le asegurará un lugar inamovible en la tribu de figuras de culto del futbol mundial.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad