Publicidad

MAGNÍFICOS

La billetera manda en Tibás

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La ansiedad saprissista por el título redefinió prioridades. El proceso es historia y ahora manda la billetera. No importa si se pagan sumas rocambolescas por foráneos. La prioridad es el título y la razón se torna frágil cuando impera la lógica del billete.

El proceso de ajuste futbolístico también cobró víctimas. Se dio de baja al irregular Josué Martínez y al intrascendente “Chino” Madrigal. La prioridad ahora la tienen los cotizados Luis Ernesto Michel y Carlos Saucedo, un goleador andino que aterriza en su hora otoñal.

El cancerbero azteca y el atacante boliviano le cuestan a Horizonte Morado un ojo de la cara, pero ¿cuánto valen el delirio y la paz que desataría el ansiado gallardete? Como reza el comercial de la tarjeta, un campeonato no tiene precio.Michel y Saucedo son una apuesta cara, pero también un riesgo. En su bautizo ante Limón, el portero no se diferenció mucho de Donny, el purgado De Lemos y Danny Carvajal. Se comió un gol de tiro libre, en una estirada a la nada, y dio la sensación de que a la hora de ir a cazar pelotas en las alturas, prefiere anclarse en el marco que reclamar la paternidad del área. Y por eso mismo, todos los analistas crucificaron a los cancerberos morados.

Saucedo es un gallo viejo, pero casero. No le fue bien en dos experiencias fuera de casa, en países vecinos, mas se cansó de gritar goles en la liga de su país en los últimos torneos.

Esa habilidad se la reconoció la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol, con el sugerente título de tercer goleador mundial, detrás de Cristiano y Messi.

Pero hay pasajes en su hoja de vida que llaman la atención. Tiene 34 años y el fútbol es implacable en eso. A esa edad, la mayoría piensa en la jubilación y va resignando facultades. Puede cuidarse, mantenerse en forma y tener olfato, pero ya no tiene la agilidad ni los reflejos para jugarse con éxito en todas las acciones.

Otro detalle es que entró tarde al profesionalismo, con un debut a los 26 años cuando la mayoría ya ha enfilado su carrera, afincado su nombre y oteado el horizonte para forjarse un porvenir en el extranjero.

Viene por un año, es decir, que nos dejará a los 35, y es una apuesta osada porque, no lo quiera Dios, una lesión seria como esas que han golpeado a figuras de la casa –Scoe, Smith o David Ramírez- en los últimos meses, puede jubilarlo por anticipado.

Por ahora todo es ilusión. La incógnita se despejará cuando los lesionados reciban el alta médica y los fichajes del Verano se pongan en forma –Michel, Heiner, Machado, Angulo, Arauz y Saucedo-.

Entonces sabremos si la lógica de la billetera pudo más que el proceso o si la salud campeonil del Saprissa requiere, en realidad, de un bisturí y un tratamiento de shock.

El proceso morado es historia y ahora manda la billetera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad