Publicidad

Magníficos

Saprissa después del clásico

Ya no están los nombres rimbombantes del pasado que marcaron su paso por el banquillo morado con títulos.

Sin importar la derrota en el clásico, Jeaustin llega a enmendarle la plana al Saprissa, espoleado por el aura de títulos que marcó su experiencia previa como DT del campeón.

La tiene difícil porque la resurrección pasa por un tema de calidad, el valor supremo que siempre atiza las grandes conquistar moradas y parece estar ausente en esta oportunidad.

¿Cómo resolver el hueco en el arco, con dos jóvenes muy propensos al error y un veterano como Donny Grant, enemistado con la regularidad por decisión del técnico anterior?

Más allá de algunas salidas tácticas en falso de Rónald, al Saprissa lo golpearon decisiones administrativas que incidieron en el rendimiento y la cosecha de puntos: salidas, traspasos, ventas y negativa a invertir en figuras como Azofeifa y Bolaños.

La rueda de prensa donde se oficializó su salida era un escenario ideal para que el timonel repartiera la cuota de responsabilidades, pero gambeteó la oportunidad y aquello no pasó de una despedida melosa.

La partida cantada de Luis Ernesto Michel y la apuesta por un arquero como Briceño al que le falta rodaje, marcó un efecto dominó que trastornó los planes de González en el Invierno.

Las idas de Umaña y Waston desmontaron un andamiaje defensivo que le costó al antiguo timonel dos torneos antes de largar el grito de campeón. Michael quería un mejor salario y como la dirigencia no cedió, terminó por enlistarse en Irán.

Y Kendall aportaba en las dos áreas, anotaba en saques de esquina y jugadas a balón parado, sin mencionar su cuota de paz a una zaga que venía de susto en susto cuando él no se alineaba. Pero pesaba más la operación en dólares para enviarlo a la MLS.

Perder a esa pareja de zagueros se volvió una carga pesada para Keylor Soto, más "5" que central, un zaguero improvisado que mostró las secuelas de la inseguridad en la jugada que le dio la victoria a Carmelita y acabó con la gestión de Rónald en el banquillo.

La salida de Yeltsin fue neurálgica. Saprissa perdió a su mejor recuperador y al hombre que pegaba la primera puntada de un ataque, con un pase o un cambio de juego que ponía a los delanteros de cara al gol.

Estas cuatro bajas pesaron: Sin Michel y un arquero de jerarquía que lo reemplazara, el equipo sufrió goles desmoralizantes, como los que recibió Carvajal ante Santos y Carmelita.También dio ventajas impensadas en el corazón de la zaga, que no resolvieron los hombres llamados como relevos de Michel y Kendall. Y sin Tejeda como "5", la lesión de David Guzmán multiplicó carencias.

Lo que pueda alcanzar Jeaustin dependerá de su capacidad para hallar respuestas rápidas en el arco, el corazón de la defensa y esa zona vital del campo que patrullaba Tejeda con su zancada elegante.

Porque ya no están en la plantilla los nombres rimbombantes del pasado, que marcaron su paso por el banquillo morado con títulos y festejo encendido en las gradas.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad